Tierra Firme by Matilde Asensi

By Matilde Asensi

Nada podia hacer sospechar a Catalina Solis cuando embarco en los angeles flota espanola de Los Galeones con destino al Caribe, que al otro lado del oceano encontraria un Nuevo Mundo plagado de peligros y desafios. Para salvar su vida, l. a. joven tendra que adoptar los angeles personalidad de su hermano Martin Nevares, muerto durante un abordaje de los piratas ingleses a su galera. Despues de dos anos en una isla desierta y haciendose pasar por Martin se convertira en Martin Ojo de Plata, uno de los muchos contrabandistas que surcaban los mares a principios del siglo XVII.

Show description

Read or Download Tierra Firme PDF

Best literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This probably the most very important novels written through this writer which every person needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

L. a. referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro l. a. coherencia.

No mires debajo de la cama

L. a. jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por l. a. soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en l. a. lectura que viaja en su vagon, y make a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Extra info for Tierra Firme

Sample text

Ellos vienen y se llevan la sal. ¿Han robado? Naturalmente, porque esa sal no les pertenece y la cogen de balde sin pagar arbitrios ni derechos de ninguna clase. Si la roban y no tienen una patente de corso del rey, que, en este caso, es el suyo y el nuestro y el mismo que les prohíbe tocarla, son piratas. Si tuvieran esa patente, serían corsarios, y ellos dicen que lo son porque tales patentes se las expiden sus nobles y sus dirigentes rebeldes. Si mercadearan ilícitamente, como sin duda hacen, serían contrabandistas.

O Martín Nevares... En fin, cualquier nombre que tuviera pues, para el caso, daba igual. Iniciamos el tornaviaje hacia Santa Marta al atardecer, mas no era lo mismo marear hacia el poniente, con el favor del viento y en el sentido de la corriente, que hacerlo al contrario, de modo que si las treinta leguas de ida podían salvarse en poco más de una jornada, las mismas treinta leguas a la vuelta requerían, a lo menos, dos o tres. Así, Guacoa viose obligado a pilotar dando bordadas para ganar barlovento y nosotros, los marineros, a trabajar sin descanso afirmando las jarcias y maniobrando las vergas, las entenas y las velas para no perder el gobierno de la nave e ir a dar contra las rocas de la costa.

Mis negocios -repuso- sin duda van mejor que los tuyos, Domingo. No has de tardar en caer en manos de la justicia. -Mi nombre es Benkos -se ofendió el otro. -Fuiste bautizado como Domingo cuando llegaste a Cartagena. -Cuando llegué a Cartagena estaba hecho un esqueleto y, de tanto latigazo, andaba con el cuerpo en carne viva. Ni siquiera sabía lo que estaba ocurriendo cuando aquel fraile me tiró el agua sobre la cabeza en el puerto. No entendía el castellano, señor, y no di mi consentimiento. Yo era rey en África y nunca volveré a ser esclavo en ninguna parte del mundo.

Download PDF sample

Rated 4.15 of 5 – based on 27 votes