Retrum: Cuando Estuvimos Muertos by Francesc Miralles

By Francesc Miralles

Have you slept in a cemetery? 3 goth kids ask this chilling query to a 16-year outdated Christian who is misplaced every little thing he loves. jointly, they have created RETRUM, a mystery society that communicates with the lifeless and practices unusual rituals. one of many ladies, Alexia, will take over Christian's middle and their love will pass a long way past dying.

Show description

Read Online or Download Retrum: Cuando Estuvimos Muertos PDF

Similar literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This the most vital novels written via this writer which everybody needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

Los angeles referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro l. a. coherencia.

No mires debajo de la cama

L. a. jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por l. a. soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y make a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Additional resources for Retrum: Cuando Estuvimos Muertos

Example text

Sin embargo, aquellas luces mortecinas tenían un comportamiento demasiado humano para ser una simple reacción química. Observé cómo algunas llamaradas caminaban a ras de suelo en grupos de dos, como si fueran las pisadas de un ser diabólico e invisible. Fascinado por aquel espectáculo lúgubre, traté de atrapar una llama que se elevaba cerca de mí, pero retrocedió inmediatamente, como si me hubiera detectado. La danza de los pequeños diablos de fuego se prolongó un par de minutos, tras los cuales regresó una oscuridad perfumada de azufre.

O había hablado ella de forma metafórica? Eran las ocho de la mañana cuando nos despedimos en el paseo de la Riera, que empezaba a llenarse de madrugadores de fin de semana. Los pálidos tenían que bajar a pie por la carretera hasta el mar, donde se encontraba el tren y las comunicaciones con el resto del mundo. Mientras Lorena y Robert discutían algo entre cuchicheos, Alexia se acercó a mí y me pasó dos fríos dedos por la mejilla. ―Eres guapo, Chris. ¿Puedo llamarte así? ―Puedes ―respondí sofocado.

No me pasa nada, papá. ―¿Por qué no duermes, entonces? ―Tenía ganas de escuchar una cinta que me han regalado. Siento haber cogido este trasto sin tu permiso. ¡Es fantástico! ―Puedes quedártelo ―dijo mientras su mirada se desviaba hacia el colgador―. También el abrigo. Veo que ahora te gustan las cosas antiguas... FRANCESC MIRALLES ~ 50 ~ ―Muchas gracias. No te importará entonces que lo tiña de negro, ¿verdad? RETRUM FRANCESC MIRALLES RETRUM ~ 51 ~ CAPITULO 14 Los Ojos de Siouxsie “Espéralo todo, y nada más” DAVID SYLVIAN S eguí despierto hasta el mediodía.

Download PDF sample

Rated 4.58 of 5 – based on 30 votes