Memorias del subsuelo by Fedor Dostoyevski

By Fedor Dostoyevski

Decía Nabokov a propósito de Memorias del subsuelo de Dostoievski que "la primera parte es importante por su forma, no por su tema" De hecho, lo que nos intenta contar nuestro desquiciado narrador sólo alcanza su pleno sentido una vez finalizado el libro. Ese "pozo negro de confesiones a través de las rarezas y manías de una character neurótica, agria, frustrada y tremendamente infeliz" configura el prototipo, o el arquetipo, de los personajes dostoievskianos: Un ansía de rebeldía, un deseo de destrucción basic, de los angeles sociedad o de sus elementos representativos, una voluntad de maldad que sólo sirve para acrecentar los angeles culpa. l. a. culpa se convierte en esta primera parte en el motor que mueve al personaje de Dostoievski, a todos los personajes en basic. Pero, y aquí comprendo l. a. extrañeza de Nabokov, ¿por qué los angeles culpa?, ¿de donde surge ese deseo de destrucción, dirigido aparentemente hacia l. a. sociedad, pero con el claro objetivo de autoinmolarse? Se me ocurre que las motivaciones últimas de los personajes de Dostoievski, y quizás las del propio autor, surgen de un resentimiento normal. Resentimiento hacia un sistema social que te relega a una "ratonera" sin considerar tus méritos: " No he conseguido nada, ni siquiera ser un malvado; no he conseguido ser guapo, ni perverso; ni un canalla, ni un héroe..., ni siquiera un mísero insecto. Y ahora termino mi existencia en mi rincón, donde trato lamentablemente de consolarme (aunque sin éxito) diciéndome que un hombre inteligente no consigue nunca llegar a ser nada y que sólo el imbécil triunfa. Sí, señores, el hombre del siglo XIX tiene el deber de estar esencialmente despojado de carácter; está moralmente obligado a ello. El hombre de carácter, el hombre de acción, es un ser de espíritu mediocre."

Show description

Read Online or Download Memorias del subsuelo PDF

Best literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This some of the most vital novels written via this writer which everybody needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

L. a. referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro los angeles coherencia.

No mires debajo de la cama

L. a. jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por los angeles soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y come to a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Extra info for Memorias del subsuelo

Sample text

Demonio! La estoy halagando. Esto es una cobardía. » Ella guardaba silencio. -Oye, Lisa, te pondré como ejemplo lo que me ocurre a mí. Si yo hubiese tenido una familia cuando era niño, hoy no sería como soy. Pienso en ello con mucha frecuencia. Por mal que estés al lado de tu familia, de tu padre y tu madre no serán nunca para ti enemigos, extraños. Te demostrarán su cariño por lo menos una vez al año. Ocurra lo que ocurra, sabes que estás en tu casa. Yo no tenía familia, y seguramente por eso soy tan...

Sabías esto? Puede suceder que se atormente a una persona por exceso de cariño. Las mujeres obran así con sus maridos. Se dicen: «Te amo y te acaricio tanto, que tengo derecho a atormentarte un poco». Y todos los que viven alrededor del matrimonio comparten su alegría. En el hogar, todo es honesto, apacible y alegre. Hay mujeres celosas. Si él sale (yo conocía a una que procedía así), ella no lo puede soportar. Se levanta a medianoche de la cama y va a ver si está en talo cual sitio, con esta o aquella mujer.

Este juego me atraía cada vez más. Avanzó la cabeza hacia mí. En la oscuridad me pareció que la apoyaba en sus manos. ¿Me estaba observando? Sentía de veras no poder distinguir sus ojos. Oía su profunda respiración. -¿Por qué viniste aquí? -le pregunté con cierta rudeza. -Las cosas... -Sin embargo, ¡qué bien estabas en casa de tus padres! ¡Allí todo era tibio y cómodo! Aquello era tu nido. -¿Y si allí se estuviera todavía peor que aquí? «Hay que encontrar el tono justo -me dije-. » Pero esta idea pasó vertiginosamente por mi cerebro.

Download PDF sample

Rated 4.05 of 5 – based on 27 votes