Los argonautas by Vicente Blasco Ibáñez

By Vicente Blasco Ibáñez

Vicente Blasco Ibáñez narra una hermosa y emocionante novela sobre esas dos semanas durante las que, encerradas en el Goethe, un transatlántico que hace el viaje entre Europa y Argentina, vidas distintas se entrecruzan, coinciden y se oponen. Ha sido un viaje lleno de voluntad y de esperanza para millonarios europeos y nuevos ricos americanos, o para tristes emigrantes italianos y españoles que sufren vejámenes y transformaciones apoyados en los angeles ilusión. En Los Argonautas, Vicente Blasco Ibáñez se entrega puramente a su exertions de artista, escribiendo una bella novela sin asomos ni prejuicios de tesis. En esta novela, Blasco Ibáñez ha mejorado considerablemente el estilo y perfeccionado su prosa.

Show description

Read or Download Los argonautas PDF

Best literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This the most very important novels written via this writer which all people needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

Los angeles referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro los angeles coherencia.

No mires debajo de la cama

Los angeles jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por los angeles soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y make a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Additional info for Los argonautas

Example text

Teri parecía obsesionada por sus recuerdos y murmuró unas palabras, como si se hablase a ella misma, con una voz monótona y vagorosa, igual a la de los que sueñan: —La semana que viene... ¿te acuerdas? La semana que viene hará cuatro años que nos conocimos. Ojeda sintió disiparse su torpeza con este recuerdo, pero continuó marchando en silencio. ¡Cuatro años... sólo cuatro años! Y habían sido tan largos y nutridos como todo el resto de su vida... ¡Más, mucho más! Su existencia anterior apenas contaba para él; era como un limbo de sucesos incoloros.

Son más dichosos que nosotros: vivirán aquí, donde tan felices hemos sido. Luego añadió, con un acento de infantil ligereza que contrastaba con su máscara trágica y el brillo lunar de sus ojos: —Mira, en vez de irte a América, de escribir versos y todas esas ambiciones de judío que te vienen de pronto por ganar dinero debías ser uno de éstos; albañil, por ejemplo: no, albañil no; podías caerte de un andamio, ¡pobrecito mío!... Carpintero; eso es; o ebanista... Ebanista mejor. Y estarías de lo más guapo con tu capa y tu gorra; y yo con mantón y moño alto, lleno de peinetas.

Sentía el orgullo de su salud, la certeza de que ésta no podía turbarse en medio de la zozobra creciente que se revelaba en la tristeza de muchos ojos y la palidez de muchos rostros. Era el placer egoísta del que contempla el peligro ajeno desde un lugar seguro. Además, experimentaba una satisfacción animal al apreciar su asiento mullido, el ambiente tibio, las plantas y flores que le rodeaban. Así debían ser las grandes alegrías de los esquimales, encogidos en su vivienda apestosa durante el invierno, mientras afuera sopla el huracán y cae la nieve.

Download PDF sample

Rated 4.52 of 5 – based on 26 votes