La Persuasion y la Retorica by Michelstaedter, Carlo

By Michelstaedter, Carlo

Show description

Read or Download La Persuasion y la Retorica PDF

Similar literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This probably the most very important novels written by means of this writer which every body needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

L. a. referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro l. a. coherencia.

No mires debajo de la cama

Los angeles jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por l. a. soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y make a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Extra resources for La Persuasion y la Retorica

Example text

Para serte sincero, yo estaba viendo la película que él había alquilado, así que no le estaba prestando mucha atención a su pelea. Se pelean todo el rato, por lo que supuse que al menos la película sería diferente, aunque no lo fue porque era una segunda parte. En todo caso, después de que ella se metiera con él durante más o menos cuatro escenas de la película, que creo que fueron diez minutos o así, él se echó a llorar. A llorar a mares. Entonces volví la cabeza y mi hermana me señaló. —Para que veas, hasta Charlie le plantó cara al matón de su clase.

Bill me vio mirando a la gente y, después de clase, me preguntó en qué estaba pensando, y se lo dije. Me escuchó y asintió con la cabeza e hizo ruidos «afirmativos». Cuando hube terminado, su cara se convirtió en «cara de tener una conversación seria». —¿Siempre piensas tanto, Charlie? —¿Es malo? —solo quería que alguien me dijera la verdad. —No necesariamente.

Nada es muy simpático. —Me llamo Charlie —dije sin demasiada timidez. —Y yo Patrick. Y esta es Sam — señaló a una chica muy guapa que estaba a su lado. Y ella me saludó. —¡Hola, Charlie! —Sam tenía una sonrisa muy bonita. Ambos me dijeron que me sentara con ellos, y parecía que lo decían en serio, así que me senté. Escuché los gritos que Nada lanzaba al campo. Y escuché su análisis de cada jugada. Y me di cuenta de que sabía mucho de fútbol. De hecho, sabía de fútbol tanto como mi hermano. Quizá debería llamarle Patrick a partir de ahora, ya que es así como se ha presentado, y Sam también lo llama así.

Download PDF sample

Rated 4.14 of 5 – based on 16 votes