LA Ciudad De Los Prodigios by Eduardo Mendoza

By Eduardo Mendoza

Despues de varios intentos comprendi que el protagonista absoluto, sin mediacion de terceros, tenia que ser Onofre Bouvila, que este personaje energico, fantastico y canalla, con sus facetas oscuras y despiadadas, encarnaba mejor que nadie el espiritu de los angeles Barcelona que yo queria representar. EDUARDO MENDOZA En el periodo comprendido entre las dos Exposiciones Universales de Barcelona de 1888 y 1929, con el telon de fondo de una ciudad tumultuosa, agitada y pintoresca, genuine y ficticia, asistimos a las andanzas de Onofre Bouvila, inmigrante pauperrimo, repartidor de propaganda anarquista y vendedor ambulante de crecepelo, y su ascension a los angeles cima del poder financiero y delictivo. Mendoza nos propone un nuevo y singularisimo avatar de l. a. novela picaresca y un brillante carrusel imaginativo de los mitos y fastos locales. Una fantasia satirica y ludica cuyo solido soporte realista inicial no excluye l. a. fabulacion liberrima.

Show description

Read Online or Download LA Ciudad De Los Prodigios PDF

Best literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This some of the most vital novels written via this writer which every person needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

L. a. referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro l. a. coherencia.

No mires debajo de la cama

Los angeles jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por los angeles soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y come to a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Additional info for LA Ciudad De Los Prodigios

Example text

Y esto lo hizo durante décadas sin contraer ella nunca dolencia alguna, por más que le tosían encima. La noche en que vencía el plazo fijado, el señor Braulio llamó a Onofre a capítulo: Los pagos, como usted sabe, se efectúan por adelantado, le dijo. Debe usted abonarnos la semanada. Onofre suspiró. Todavía no he conseguido trabajo, señor Braulio, dijo; deme una semana de gracia y yo le pagaré todo lo que le debo en cuanto cobre mi primer jornal. –No crea que no me hago cargo de su situación, señor Bouvila -respondió el fondista-, pero tiene usted que hacerse cargo de la nuestra: no sólo nos cuesta mucho dinero darle de comer a diario, sino que perdemos lo que nos pagaría otro huésped si usted dejase su habitación libre.

Los sanos se apartaban al paso de los contaminados; los amenazaban con cadenas y bicheros si éstos pretendían aproximarse a ellos. Un puñado de mujeres trataba de romper el cordón sanitario para acudir en socorro de sus maridos o amigos; a éstas las rechazaba la policía sin miramientos. Onofre Bouvila siguió caminando; iba bordeando el mar en dirección a la Barceloneta. En esa época la gran mayoría de los barcos era aún de vela. Las instalaciones del puerto estaban también muy atrasadas: los muelles no permitían que los barcos atracaran de costado, habían de atracar de popa.

Los ejércitos borbónicos saquearon Cataluña; contaban con la connivencia de los mandos y no escatimaron la inquina. Luego vino la represión oficial: los catalanes fueron ejecutados a centenares; para escarnio y lección sus cabezas fueron ensartadas en picas y expuestas en los puntos más concurridos del Principado. Millares de prisioneros fueron destinados a trabajos forzosos en lugares remotos de la península e incluso en América; todos ellos murieron con los grilletes puestos, sin haber vuelto a ver su patria querida.

Download PDF sample

Rated 4.69 of 5 – based on 20 votes