Biblioteca histórica. Libros IV-VIII by Diodoro de Sicilia, Juan José Torres Esbarranch, Joan Espasa

By Diodoro de Sicilia, Juan José Torres Esbarranch, Joan Espasa Rodríguez, Carlos García Gual

Segundo tomo de los angeles Biblioteca histórica, obra del historiador griego Diodoro de Sicilia, que corresponde a los Libros IV al VIII.

Show description

Read or Download Biblioteca histórica. Libros IV-VIII PDF

Similar literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This the most very important novels written by way of this writer which everybody needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

Los angeles referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro l. a. coherencia.

No mires debajo de la cama

L. a. jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por los angeles soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y make a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Additional resources for Biblioteca histórica. Libros IV-VIII

Sample text

Por ello construyó unos crótalos de bronce Una vez que Heracles la hubo apresado, se encontró con Ártemis, que se irritó con él por la captura; pero, al enterarse de la obligación de los traba­ jos, permitió que Heracles se la llevara con la condición de que la soltara tan pronto como la hubiera visto Euristeo. 107 El lago se encontraba junto a la ciudad arcadia de Estinfalo (cf. E st r a b ó n , VIH 6, 8 y 2 4 ; 8, 2 y 4 ; P a u s a n i a s , VITI 2 2 , 1-3, 6-9). Las aves del Estinfalo, muy numerosas, arruinaban las cosechas y, en algunas fuen­ tes, eran antropófagas; enseñadas por Ares, eran capaces de disparar sus plumas como flechas.

Se adueña de iberia y de la vacada de Geriones. Sacrificios y cultos. Las columnas de Heracles. Benefactoi yjusticiei o , r- · . <■ π · ■ 137 Paso a Egipto y mato a Busms , que daba muerte a los extranjeros que visitaban el país. ,ii. i■ · i· do una ciudad de extraordinarias dimensiones, llamada Hecatómpilos138, nombre que [e fue dado por la multi­ tud de sus puertas. La prosperidad de esta ciudad se ha man­ tenido hasta tiempos bastante recientes, en los que los sobe­ ranos cartagineses, tras haber llevado a cabo una expedición 136 Un buen ejemplo de racionalización y una explicación de psicólogo.

A su vez Euristeo no dio validez al trabajo argumentando que lo había hecho bajo contrato con Augias. Así este trabajo fue doblemente inútil para Heracles. Sobre la continuación de este episodio, cf. infra, IV 33, 1-4. 110 El Aifeo es el río más importante del Peloponeso, fluye junto a Olimpia en la Élide y desemboca en el mar Jonio. 111 El Minotauro, o «toro de Minos». Cf. infra, IV 77. Respecto a la bestia, de nuevo en libertad, capturada por Teseo, cf. infra, IV 59, 6. Era el toro que Posidón había hecho surgir del mar cuando Minos prometió ofre­ cerle en sacrificio lo que del mar saliese; Minos no cumplió su palabra y 52 BIBLIOTECA HISTORICA sífae.

Download PDF sample

Rated 4.08 of 5 – based on 43 votes