Autoridad e individuo by Russell Bertrand, Fondo de Cultura Economica

By Russell Bertrand, Fondo de Cultura Economica

El fil?sofo ingl?s Bertrand Russell, que a sus m?ritos intelectuales uni? l. a. ejemplaridad ethical de su trayectoria pacifista, escribi? este libro con l. a. primary preocupaci?n de encontrar soluciones conciliadoras entre los intereses individuales y los de l. a. sociedad altamente desarrollada y tecnificada.

Show description

Read Online or Download Autoridad e individuo PDF

Similar literatura y ficcion books

El otoño del patriarca (Vintage Espanol) (Spanish Edition)

This the most very important novels written via this writer which every person needs to learn.

Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos

Los angeles referencia al libro de Sartre sobre Genet pone en escena el trabajo ejemplar de Sebreli sobre cuatro mitos argentinos: Evita, Gardel, el Che Guevara y Maradona. Cada uno de estos recibe distinto tratamiento, de acuerdo con un rigor asistematico que Sebreli establece sin poner en peligro los angeles coherencia.

No mires debajo de la cama

L. a. jueza Elena Rincon vive en un entorno marcado por los angeles soledad, ocupado por ausencias presentes y presencias ausentes, implicada en una relacion intrascendente con un forense casado al que le gusta probar hormas diferentes. Un dia, en un rutinario trayecto al trabajo, queda fascinada por una chica abstraida en los angeles lectura que viaja en su vagon, y come to a decision buscarla, sin exito, por los tuneles y andenes del metro.

Additional info for Autoridad e individuo

Example text

Pero la solidaridad de los obreros no tiene nada que ver con el producto de su trabajo; concierne exclusivamente a la disminución de las horas de labor. La dirección puede sentir orgullo por los productos, pero cuando una industria está enteramente comercializada se tiende a pensar sólo en los beneficios que pueden aumentarse con mayor facilidad por medio de la pubUcidad que mejorando la calidad del producto. Dos factores han contribuido a restar importancia al trabajo primoroso. Primero, la invención del dinero y, más tarde, la producción en masa.

A nadie se le ocurre abogar por la abolición de la competencia de los juegos. Si dos equipos de ftitbol rivales, movidos por un repentino amor fraternal, deciden cooperar colocando el balón primero en una portería y luego en la otra, se acabaría el placer para ambos. No existe ninguna razón para limitar a los deportes el estímulo que resulta de la competencia. La emulación entre equipos, localidades u organizaciones puede ser un incentivo provechoso. Pero para impedir que la competencia llegue a ser despiadada y nociva, el castigo por el fracaso no debe ser el desastre, como sucede en la guerra, o el hambre, como en la competencia económica no reglamentada, sino sólo la pérdida de la gloria.

La reunión mensual de los representantes de los grupos de empleados no deja de tener valor, pero no es un substituto efectivo de una relación personal entre el jefe y el empleado. No contribuye a resolver la situación el que un jefe de taller o un operario acuda al capataz con un problema y el capataz, falto de autoridad, no puede hacer más que pasarlo al superintendente, que a su vez, lo pasa al gerente de la fábrica, que lo incluye en el orden del día de la próxima reunión. O se traspasa el asunto al departamento de asistencia social, que en una compañía grande es un departamento grande, y un representante del director de asistencia o jefe de personal, que a su vez es un representante del director general o propietarios, resuelve el caso o le da curso.

Download PDF sample

Rated 4.39 of 5 – based on 14 votes